Moda y Política











MICHELLE OBAMA

  • ¿Quién es Michelle obama?
Michelle LaVaughn Robinson Obama (17 de enero de 1964) es una abogada estadounidense, ex senadora por el estado de Illinois, esposa del cuadragésimo cuarto y actual Presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y la primer Primera Dama afroamericana de su país.
Michelle nació y creció en la zona sur de Chicago y se graduó de las prestigiosas Universidades de Princeton y Harvard. Después de completar su formación académica, laboró en la firma de abogados Sidley Austin en Chicago, donde conoció a su futuro esposo. Simultáneamente formó parte del gabinete del alcalde de Chicago Richard M. Daley y laboró en el Centro Médico de la Universidad de Chicago. A lo largo de 2007 y 2008, ella ayudó en la campaña presidencial de su esposo y pronunció un discurso en la Convención Nacional Demócrata de 2008. Michelle es la madre de dos hijas, Sasha y Malia, y la hermana de Craig Robinson, el entrenador del equipo varonil de baloncesto de la Universidad Estatal de Oregón.
  • Familia y educación
Michelle Robinson nació el 17 de enero de 1964 en Illinois. Su padre, Fraser Robinson era empleado en una planta de agua, mientras que su madre, Marian Shields Robinson se desempeñaba como secretaria. Entre su ascendencia familiar se encuentra Jim Robinson, un esclavo nacido en Carolina del Sur, donde aún conserva gran parte de su familia.

Se graduó de la escuela secundaria en 1981. Luego se dedicó a estudiar sociología y Estudios afroamericanos en la Universidad de Princeton, donde en 1985 se recibiría con honores cum laude en el postgrado de Artes.

Su tesis de graduación, en Princeton, se denominó “Princeton – Negros educados y la comunidad negra”. En 1988, Michelle se gradúa de Harvard en calidad de abogada. Fue en Harvard donde se involucró en participaciones politicas, reclamando para que las autoridades universitarias empleásen a profesores miembros de minorías.
Conoció a Barack Obama en la firma de abogados para la cual ambos trabajaban. En 1992 contrajeron matrimonio, y en 1998 nació su primer hija, Malia Ann. Tres años después, en el 2001 nació su segunda y última hija, Natasha.
  • ¿Cómo es Michelle?
La vida y la personalidad de Michelle Obama han sido el centro de atención de muchos. Para algunos, es una mujer “sencilla, audaz y atractiva”. Otros la acusan de “resentida, liberal y elitista”. ¿Quién tiene razón?

La mayoría de estas descripciones son engañosas y nacen del desconocimiento de la señora Obama, quien trató de mantenerse fuera del escenario durante la carrera política de su marido.

Los conservadores, por ejemplo, la tachan de liberal aunque en cuestiones familiaresMichelle ha seguido el ejemplo de las primeras damas republicanas. La prioridad de ella, por encima de cualquier victoria electoral, han sido siempre sus dos hijas: Malia, de diez años de edad, y Sasha, de siete.

Según se dice, sólo aceptó que Obama compitiera por la nominación de su partido después de analizar los efectos que la campaña tendría en sus hijas y en la seguridad de su esposo.

Mi principal función (como posible primera dama) seguirá siendo, con toda honestidad, el de madre y asegurarme de que en esta transición, que será más intensa para las niñas, ellas tengan una vida estable, ordenada y que sepan que van a seguir siendo el centro de nuestro universo”, dijo en una entrevista concedida a la revista Ebony.

Ahora, cuando sus compromisos con la campaña han aumentado, Michelle intenta no pasar más de dos noches fuera de casa y deja a su madre para cuidar a sus hijas.

Incluso, preocupada porque Obama ve poco a las hijas, les compró computadoras para que conversaron todos los días con una cámara de video.

  • Una mujer fuerte e independiente

Aunque su prioridad es su familia, Michelle logró el éxito profesional.

Barack Obama conoció a Michelle cuando ella ocupaba un alto puesto en una prestigiosa oficina de abogados en Chicago. Él, a pesar que era un becario, la invitó a salir varias veces hasta que ella aceptó cuando la invitó a una de las reuniones que el organizaba en comunidades pobres.
Según ha admitido la propia Michelle, le robo el corazón la manera en que Obama “conecta con la gente”.

La relación que tienen entre ambos es muy buena y se nota a leguas la complicidad y el cariño que se tienen, algo de lo que pueden estar celosas otras parejas de políticos.

Barack y yo, como pareja, amigos y amantes, nos complementamos en muchos sentidos. Lo que más me gusta es tener a Barack a mi lado y viceversa, ya sea ver cómo me regala una sonrisa, cómo cautiva a su público o cómo habla a mayores de edad en una residencia”, dijo a Ebony.

Se dice que ella no sólo lo baja del pedestal, sino que también logra hacerlo reír como nadie. Una de las bromas favoritas entre ellos, es la imagen que le dan los medios de comunicación como una “mandona”. Lo cierto es que tiene un inusual sentido del humor, que desgraciadamente no tiene tanto éxito en público, como lo tiene con su esposo.

Bromea por ejemplo de los ronquidos del candidato, de su físico, de “extraño” nombre.

Para Obama, ella es la “roca” que le da perspectiva a su vida.

  • Una buena instrucción por parte de su padre
Según un reportaje de la revista Newsweek, su padre, quien murió en 1991, fue una importante influencia en la vida deMichelle. Cuando los hermanos hacían alguna travesura, el padre nunca levantaba la voz, pero les decía “estoy desilusionado”. Esas eran las palabras que más temían.

Ambos padres tenían grandes sueños para sus hijos, y tanto el hermano mayor Craig, como ella, terminaron estudiando en Princeton, una de las universidades más prestigiosas de EE.UU.

Su tiempo en la universidad, sin embargo, no fue del todo fácil. Ahora la mayoría de los datos sobre ese tiempo, incluyendo su tesis doctoral sobre el racismo, están bajo llave.

Pese a sentirse en un ambiente extraño y muchas veces hostil, Michelle se graduó en Sociología y logró obtener un lugar en la Universidad de Harvard para estudiar derecho.

  • Vida profesional

Cuando se graduó consiguió un trabajo en la prestigiosa firma de abogados Sidley & Austin. Ahí se dedicó a los casos sobre derechos de autor y marcas registradas.

Sus críticos enfatizan que esta opción de carrera refleja que Michelle no tiene deseos de ayudar a la comunidad. Sus amigos recalcan que después de trabajar varios años dejó el generoso salario por la vida pública y aunque no le pagaban bien, trabajó con el alcalde de Chicago Richard Daley en el departamento de Planificación y Desarrollo.
Después de que Obama fue electo como senador, Michelle se convirtió en la vicepresidenta de Relaciones Rxternas del Hospital de Chicago, donde nuevamente comenzó a ganar un gran sueldo.

Dejó este puesto temporalmente para dedicarse a la campaña, aunque las conexiones con su trabajo han pasado a ser uno de los talones de Aquiles de la esposa del candidato demócrata.

Varios informes de prensa, que también utilizan los republicanos, aseguran que este hospital intenta que no lleguen a sus puertas los pacientes más pobres y sin seguro médico. En medio de tantos rumores y especulaciones es difícil saber qué es verdad, pero este será un tema que seguirá dando vueltas.

El problema es que Michelle ahora está en el centro de la atención y cualquier cosa que diga o haga puede ser malinterpretada, especialmente por los conservadores que no pierden oportunidad para criticar a Obama y por lo tanto a su esposa.

Fuente: BBC Mundo | Internacional | ¿Quién es Michelle Obama?

  • Michelle Obama y la moda

En los pocos meses que Michelle Obama lleva como Primera Dama ya ha sentado precedente como todo un icono de moda, al mismo tiempo que ha adaptado el protocolo a su manera informal de ser, llegando hasta abrazar cálidamente a la Reina Isabel de Inglaterra en su visita a esa nación.

De hecho, en ese viaje los medios británicos se declararon sus fans, comparándola con el glamour puesto al día de Jackie Kennedy.

Y es que la figura atlética de Michelle, cuyos brazos marcados con bíceps han sido objeto hasta de programas de Oprah Winfrey, se ha catapultado como portada de las principales revistas de moda, incluyendo Vogue, Bazaar y W, e ha impulsado a modistos emergentes como Isabel Toledo, Jason Wu, Narciso Rodríguez y Maria Pinto, casi todos de ascendencia latina.

Michelle no ha renunciado a los colores brillantes para vestirse ni a las chaquetas de punto ni a su collar de perlas de varias vueltas ni a las chaquiras o lentejuelas para el día.

No teme lucir sus caderas y piernas.

La conclusión de varios medios, entre ellos The Washington Post y The New York Times, es “Michelle se viste para ganar”.

Mientras tanto, su marido, ha mostrado un estilo clásico pero con toques de informalidad y moda que también han contribuido al optimismo que significa su llegada a la presidencia.

A ello, le ayuda una silueta delgada y atlética.

“Eso hace que casi todo le caiga de manera perfecta. Además, es elegante, ya que cruza la pierna con mucho estilo”, afirma el diseñador Arturo Ramos

Sus trajes de la firma Hartmax, siempre son de cortes clásicos, sencillos y con líneas muy simples. A veces, ha sorprendido en actos, prescindiendo de la corbata, como un detalle joven y casual.

“También ha impulsado el uso de la playera polo en colores brillantes, así como los pantalones caqui para los fines de semana, en donde también presenta una imagen casual pero muy atinada”, destaca Herbert Phol, experto en moda masculina.

Aunque Tim Dunn, experto de Project Runway, criticó mucho una imagen de hace algunos meses, en donde Barack aparece con una camiseta gris, jeans y calcetines negros, pedaleando por un lago vecino a su hogar en Chicago.

El experto afirmó entonces: “cuando menos, llevaba casco”.

No hay que olvidar que en los últimos tiempos se han lanzado toda clase de prendas, desde camisetas con la frase: “Yes, We Can”, hasta tenis que se ilustran con el rostro del llamado “Presidente de la Esperanza”.

Donatella Versace lanzó hace dos temporadas una colección inspirada en el entonces candidato a la presidencia de EU.

  • La Michelle de la moda

La prensa estadounidense ha transformado a la primera dama de EE. UU., Michelle Obama, en la Jackie Kennedy del siglo XXI. Ya sea con vestidos de gala o pantalones casuales, la esposa presidencial lanza un mensaje de seguridad, sencillez y valentía, de estilo fresco y moderno.

El análisis de las decisiones estéticas de la esposa de Barack Obama puede parecer una banalidad, pero es también uno de los pocos recursos disponibles para desentrañar algo más del carácter de la mujer que despierta el interés global.

Michelle tiene su singular forma de entender el cargo. Lo evidencia el optimismo de los colores atrevidos y las festivas joyas y el pragmatismo que revelan significativos pequeños detalles.

La primera dama, elegida como la Mujer Mejor Vestida del 2008 por la revista Vanity Fair, suele optar por ropa de corte clásico y marcas poco conocidas.

Además, Michelle se presentó oficialmente en el mundo del glamur por medio de la revista Vogue, en la edición de marzo último.

La abogada de 45 años lleva un vestido color magenta, del modista Jason Wu, nacido en Taiwán, quien diseñó el vestido blanco que llevó la primera dama en los bailes de la toma de posesión de su esposo.

Michelle se ha ganado la atención de los diseñadores, editores y estilistas, en tanto las tiendas venden con rapidez el vestuario que ella utiliza.

Ikram Goldman, de origen israelí y propietaria de una boutique en Chicago, controla el armario de la primera dama y decide qué se pondrá en viajes y presentaciones oficiales, y de ella depende que un diseñador desconocido se convierta en uno cotizado.

Fue así como catapultó a la fama a Isabel Toledo, la modista de origen cubano que le recomendó aMichelle para el traje color limoncillo de la toma de posesión de su marido. Ella también fue la que encargó a Narciso Rodríguez (hijo de cubanos) el vestido negro con rojo que la primera dama llevó el día que Obama ganó las elecciones.

Creo que lo que llevas puesto es un reflejo de quién eres; me gusta ir con un look glamuroso cuando la ocasión lo requiere, pero cuando estoy en Iowa, de campamento con las niñas, llevo camiseta y shorts de Gap”, manifestó Michelle en una entrevista a la revista Ebony, en el 2008.

El estilo de la primera dama afroamericana de EE. UU. se ha convertido ya en un referente de la moda a nivel mundial.

Fuente: Prensa Libre – Edición electrónica – Internacional

  • Michelle Obama y jackie kennedy
Cuando el mítico presidente Kennedy llegó a Europa en un viaje histórico en 1961 en su escala francesa comentó: «Soy el tipo que ha venido a Paris acompañando a Jackie Kennedy ». Su mujer causó furor en Francia. Elegante, atractiva y, algo insólito para una estadounidense, dominando el francés, la distinguida Jackie arrasó. Su carismático marido, en un desplazamiento en el que vería a de Gaulle con el que congeniaría y en el que, sobre todo, celebraría una muy esperada, áspera y fallida cumbre con el ruso Kruschef, podía permitirse el chiste. Jackie tuvo todas las portadas europeas imaginables.
Obama, en momentos de menor tensión ya sin el peligro soviético, concluyó su periplo europeo. Los resultados han sido mediocres pero la expectación y el seguimiento mediático en todo el continente han superado a los de Kennedy. Esta vez también cámaras y crónicas han devorado no sólo al Presidente sino a su esposa Michelle. Igualmente ahora, la esposa ha seducido y ha estado a la altura de su idolatrado marido. El «Paris Match», que da portada a Michelle con Carla Bruni, titula: «Europa entusiasmada conObama y su Primera Dama». La cadena BBC, por su parte, comentó que Michelle «era la co-star de su marido»

La tentación de establecer semejanzas entre los dos políticos, jóvenes, agraciados, demócratas, buenos oradores, creadores de un hito, primer católico y primer negro en la Presidencia, se extiende a sus esposas. Son estas dos figuras jóvenes, con personalidad, estilo, que destacan y encandilan, muy familiares, preocupadas con la educación de sus hijos a los que dedican mucho tiempo a pesar de su apretada agenda social.

A partir de ahí las similitudes se desvanecen. La Kennedy era un retoño de la «aristocracia» estadounidense, su padrastro era acaudalado, tuvo una vida muelle y fácil, su afición favorita era la equitación, se casó con un político con evidente futuro ya y que también era hijo de un multimillonario dispuesto a incurrir en cualquier dispendio para catapultar a su vástago a la Presidencia. Era quien él quien pagaba los modelos de Oleg Cassini que lucía con regularidad la gastona Jackie.
Michelle, tataranieta de esclavos, es producto de una familia obrera de un barrio modesto de Chicago. Trabajó para poder hacer sus estudios que culminó brillantemente en dos universidade de prestigio, Princeton… Abogada entró en un bufete al que llegaría más tarde el joven Obama que aún no tenía veleidades políticas. En una de las primeras elecciones locales en que éste participó le espetó que no le importaría que perdiera para que le dedicara más tiempo a sus hijas. Michelle es una brillante oradora, lleva trajes de modistos no totalmente de primera fila, Isabel Toledo, Jason Wu, Maria Pinto…(a los que ya ha puesto de moda) y no vacila en comprar ropa por internet en rebajas de almacenes. Es dudoso, por otra parte, que soportase estoicamente las infidelidades de su marido como le ocurrió a Jackie. Kennedy era un mujeriego con enorme éxito entre las féminas incluso antes de que el cargo le diera la prima sexual que tienen todos los puestos de relevancia. Su mujer, que tenía inquietudes culturales, organizaba con frecuencia cenas en la Casa Blanca con asistencia de músicos, escritores, diplomáticos. En más de una ocasión el Presidente desapareció fugazmente con una invitada con la que había estado coqueteando. Jackie era consciente de estos devaneos y de la relación que de ahí brotaba y lo comentó resignadamente con alguna amiga, «todos los hombres Kennedy son así».
La señora Obama se mueve con aplomo y tiene en su país una popularidad superior a la por sí alta, 62%, de su cónyuge. Es ya un icono de la moda, una chaqueta de 298 dólares que lució en Londres se agotó en 24 horas en los almacenes que la venden en EEUU, su amago, blasfemo para los puristas, de abrazar a la Reina Isabel ha sido encontrado simpático y el Paris Match con su cursilería levemente pomposa la canoniza mencionando su «complicidad» con Carla Bruni. Más importante, cuando ha hablado, y no lo rehuye , ha impactado. En un Instituto de Londres su mensaje a las alumnas fue directo: «Nadie podía imaginar que alguien como yo podría hablarles como mujer de un Presidente americano. La razón por la que estoy aquí son los estudios. Nunca hice pellas… Me encantaba sacar sobresalientes. Me atraía la idea de ser inteligente, competente… Era lo mejor que me podía ocurrir. Ustedes también pueden». La olímpica Kelly Holmes la ha definido: «Michelle entra en una habitación y es lo que parece»
algunos videos de michelle:
GALERIA DE IMAGENES

Vestido negro y rojo Vestido liso violeta

Vestido negro Michelle en chándal

Vestido estampado En el debate

Ahora opinen… ¿no es parecida?


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

et cetera
A %d blogueros les gusta esto: